Ya sea por el cambio climático o porque se viene el entretiempo, el clima puede presentarse inestable. Las lluvias y las tormentas pueden ser una bendición para el campo. Mientras tanto, para quienes tienen una piscina en casa, puede ser fuente de preocupaciones. Por ello explicamos cómo recuperar tu piscina tras una tormenta.

¿Qué puede hacerle una tormenta a tu piscina?

Las tormentas, al no ser simples lluvias, proporcionan una gran cantidad de agua en un corto periodo de tiempo. Esta agua se encuentra a diferente temperatura que el agua de la piscina.

Las rachas del viento que las acompañan suelen arrastrar muchos residuos, que cambian las condiciones del Ph del agua. De hecho la suciedad contamina y el agua de lluvia diluye el cloro desinfectante. También es notable la pérdida de transparencia o el enturbamiento de la piscina.

Además, durante las tormentas es frecuente que se presenten cortes de corriente. Estos podrían interrumpir el funcionamiento del sistema de filtración. Esto conlleva a la paralización de la recirculación y filtrado del agua. Junto a los factores antes mencionados, todo ello contribuye a dejar la piscina sin la adecuada desinfección. Sin contar la posibilidad de que la tormenta cause daños materiales en sus inmediaciones y en la propia piscina.

Cómo evitar que la tormenta afecte tu piscina

  1. Pon a cubierto accesorios y mobiliario de la piscina

Si te enteras por Aemet que viene una tormenta, puedes prevenir los daños. El viento puede golpear los objetos que rodean a la piscina o incluso hacer que caigan en ella. Lo ideal es poner a cubierto los accesorios y mobiliario.

  1. Desconecta los aparatos eléctricos

Corta cualquier suministro o fuente eléctrica cercana a la piscina durante una tormenta. Muchas veces se usan para labores de climatización. Desconecta todos los aparatos eléctricos que puedan estar en el área, como son los robots limpiafondos automáticos. Podrías contar con un generador de energía. Por si falla el suministro eléctrico general y se paraliza el sistema de filtrado.

  1. Cubre la piscina si tienes la posibilidad

Colocar un cobertor en la piscina la protegerá de las hojas y la tierra arrastradas por el viento. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que si la tormenta es fuerte puede llegar a sumergir el cobertor.

  1. Comprueba los niveles del pH y cloro

Debes chequear que los niveles del pH y cloro sean correctos. Esto disminuirá los daños en el agua. Si se espera una tormenta fuerte puedes incrementar las cantidades de cloro y aumentar su tiempo de filtración. En especial, si usas cloración salina.

  1. Evita el desbordamiento

Normalmente las piscinas bien construidas poseen un sistema de rebosaderos. Ello disminuye el riesgo de desbordamiento. Sin embargo, si se esperan tormentas fuertes, puedes drenar el agua no más de 30 cm.

Cómo recuperar tu piscina tras una tormenta

La primera medida tras la tormenta es evaluar los daños que ésta ha ocasionado a la piscina. Para ello debes medir los niveles de pH y cloro y equilibrarlos. Debes realizar las mediciones hasta que los niveles sean los adecuados.

Después de la tormenta, el agua puede tornase turbia o formarse algas. Es recomendable realizar una cloración de choque. Ésta implica usar cloro de acción rápida, a fin de conseguir a la brevedad la cantidad necesaria de cloro residual. De igual forma es recomendable agregar un floculante sólido y un algicida, y aplicar 48 horas de depuración continua.

Luego de estos procedimientos, la piscina debería volver a verse transparente. Sin embargo, si ésta sigue viéndose turbia, debe realizar el proceso nuevamente.  Si no se soluciona, debes contactar con un profesional.

En Apelsa te ofrecemos un servicio integral y atención personalizada en la instalación, mantenimiento y reparación de tu piscina. Consulte su avería con nuestros expertos y obtenga un presupuesto personalizado para atender sus necesidades a través de 954 356 939 o de nuestra página web http://apelsa.es/