Si estás pensando en planificar un jardín, poner a funcionar un pozo de abastecimiento, iniciar un regadío agrícola o un drenaje de superficie debes conocer por qué es importante tener una bomba de achique a la mano. Esta información también es útil ante un garaje, local o casa inundados. O quizás una embarcación naviera en la que ha entrado agua.

En todas estas situaciones será imprescindible contar con una bomba de achique. Se trata de un mecanismo que drena y bombea aguas residuales o líquidos de forma efectiva. Posee en unos casos un impulsor sellado a la carcasa que puede sumergirse. En otros se puede conectar a un tubo o manguera para trabajar por aspiración. Este grupo de presión incluye una serie de rodetes giratorios que gracias a su fuente de alimentación hacen girar la bomba.

Por qué es importante tener una bomba de achique

Ya puedes imaginar por qué es importante tener una bomba de achique. En el sector industrial se puede emplear tanto para bombear combustible como extraer agua de pozos. También hay bombas de achique que posibilitan separar el agua de los aceites.

Entre sus usos domésticos más conocidos se encuentra el drenaje de inundaciones o piscinas. Así como el bombeo desde pozos para el consumo humano, el regadío del jardín, entre muchos otros.

La bomba de achique es la estrella del mundo de la náutica. Las embarcaciones la requieren durante todo el año. Se ven sometidas a distintas condiciones meteorológicas y circunstanciales como tormentas, olas, averías de sus cascos, entre otras.  

Cómo se clasifican las bombas de achique

Una forma de clasificarlas es mediante su forma de alimentación: estas pueden ser eléctricas o de combustible. Sin embargo también se pueden clasificar por su funcionamiento: algunas son sumergibles  y otras deben permanecer lejos del líquido.

También pueden clasificarse con base en el líquido que achican. Se encuentran las de uso exclusivo para aguas sucias y lodos. O aquellas que trabajan con aguas aptas para el consumo humano.

Características a tomar en cuenta en las bombas de achique

Sus características también determinarán para qué pueden ser utilizadas. La profundidad a la que puede trabajar, sus dimensiones, peso y capacidad de absorción tendrán mucho que ver. Por ejemplo, si se drena en jardinería el agua podría contener polvo, lodo y piedras pequeñas. Es importante revisar en las especificaciones cuál es el grosor de las partículas que tolera la bomba de achique. Dee esta forma se evitarán averías innecesarias.

Otro aspecto a tomar en cuenta es su capacidad de absorción y presión. Esto determinará su desempeño ante el drenaje de pequeñas o grandes inundaciones. Por ejemplo, a causa de fuertes lluvias o por otros motivos. La bomba de achique debe contar con la capacidad de evacuación suficiente. Lo más recomendable es que superen los 10.000 litros por hora.

También debe tomarse en cuenta que la bomba de achique sea fácil de transportar y que posea un cable largo. Si se usan para salvar el contenido de un garaje es ideal sumergirla bajo el agua. Si estás en un área agrícola, una bomba de achique que funciona con combustible te permitirá maniobrar sin problemas, en medio del campo.

Tener una bomba de achique es más útil de lo que crees

En general, tener una bomba de achique es más útil de lo que se cree. La base de su buen desempeño está en leer bien las instrucciones antes de ponerla a trabajar. Comprobar que las condiciones en las que se usará sean compatibles con el equipo. Aunque suelen ser resistentes, debes mantenerla limpia después de usarse. También es importante verificar, antes de su arranque, que no se encuentran obstruidos los canales de entrada o de salida.

En Apelsa te asesoramos en la compra de la bomba de achique que mejor se adapte a tus necesidades. Te ayudamos a mantenerla en perfectas condiciones. Contáctanos a través de 954 356 939 o de nuestra página web http://apelsa.es/ o visita nuestro catálogo oficial de suministros ESPA.