Mientras el buen clima dure, será posible seguir disfrutando de nuestra piscina. Pero para que todos en la familia se sientan tranquilos y seguros te contamos cómo evitar y combatir a los insectos en tu piscina.

Este verano mantener el agua de tu piscina limpia y desinfectada ha sido más importante que nunca. Además de evitar las bacterias, esporas, virus e insectos como todos los años, se debió mantener a raya al virus que ocasiona la Covid-19. Pero también, más recientemente, para frenar al virus del Nilo Occidental, que se transmite a través de las picaduras de mosquitos.

Insectos enemigos de las vacaciones

Atraídos por el agua, algunos insectos usan la tensión superficial del agua para desplazarse encima de ella. No se hunden y encuentran en este medio el lugar ideal para reproducirse. Otros viven también dentro del maravilloso estanque que la piscina les provee.

Algunos de los insectos más comunes y que podemos encontrar en las piscinas son:

Los mosquitos:

Comienzan su actividad entre primavera y verano. El calor y la humedad de las piscinas no tratadas y estancadas los atraen. También pueden llamarles la atención las luces subacuáticas, halógenas, que emiten luz UV. Además de ser una plaga molesta, son transmisores de todo tipo de enfermedades. Los mosquitos más comunes son los Culex pipiens, pero también debemos considerar al mosquito tigre (Aedes albopictus), que se ha extendido significativamente por el área mediterránea.

Los insectos remeros:

Conocidos como Barquitos o Barqueritos, pueden volar, dejarse transportar por el viento  y llegar así a la piscina. Su picadura dolorosa, hace que sea tan molesto como las avispas. Suelen aparecer en piscinas no tratadas y que tienen problemas de depuración.

Las avispas:

Es posible que sean los insectos más odiados del verano en las piscinas. Se acercan al agua normalmente para beber y atacan solo cuando sienten el peligro o son atacadas. El olor de las cremas solares y el sudor pueden atraerlas con facilidad. Su picadora conocida por dolorosa, puede causar complicaciones en personas alérgicas, niños y adultos mayores.

Las hormigas:

Cercanas a las zonas ajardinadas que rodean las piscinas pueden ser molestas. Se ven atraídas por la comida y las sustancias dulces, o por la presencia de árboles frutales y fuentes de calor. Pueden ocasionar picaduras.

Las moscas:

En las piscinas con agua estancada pueden aparecer, así como en lugares en los que se dejen restos de comida. La más común es la mosca doméstica, pero es la mosca negra la que resulta más preocupante. Se trata de una especie conocida como “chupasangre” y cuya picadura es intensa y dolorosa.

Las arañas

La presencia de agua para beber e insectos de los que se alimentan en la superficie de las piscinas las atraen. Por lo general se encuentran sobre el agua, gracias a la tensión superficial,  y se desplazan sobre ella. Su picadura pueden resultar dolorosa.

Evitar y combatir a los insectos en tu piscina

A continuación te contamos cómo evitar y combatir a los insectos en tu piscina con estos sencillos consejos:

  • Utiliza una cubierta para tu piscina:

En el caso de que no esté en uso, mantén tu piscina cubierta.  Ello evita que los insectos se asienten o dejen sus larvas en el agua. Además el cobertor es una importante medida de seguridad si tienes niños en casa.

  • Mantén la limpieza y la higiene:

Muchos son los motivos por los que debes asegurar la higiene y el mantenimiento de tu piscina. Pero es fundamental para evitar la proliferación de los insectos. Retira de la superficie diariamente hojas, insectos o cualquier suciedad que se encuentre en el agua. Desinfecta con productos antibacterianos o instala un clorador salino en la piscina.

  • Emplea una bomba de filtro:

Ésta permitirá mantener el agua impecable y depurada. Usa una bomba de filtro potente con skimmers (bocas de succión instaladas en las paredes de la piscina). Esto permite absorber la suciedad y evitar que vuelva a la piscina.  Además mantener el agua en movimiento impide que los insectos aniden en la piscina o se mantengan en ella. Limpia el filtro a menudo y revisa si existe alguna avería.

  • Adquiere una aspiradora de insectos o un robot de piscina:

De esta manera mantendrás la piscina limpia de forma automática y sin menor esfuerzo. Puedes remover los insectos que se encuentran en la superficie y aquellos que han caído al fondo de la piscina.

  • Limpia e higieniza el alrededor de la piscina:

Remueve de las inmediaciones de la piscina las hojas caídas, y el césped alto. Mantén las áreas limpias con una manguera a presión y desinfectante.

  • Cuida y mantén químicamente tu piscina:

En líneas generales para evitar la presencia de insectos en la piscina emplea un porcentaje de cloro adecuado. O bien instala un sistema de electrolisis salina. La sal usada en la electrólisis puede eliminar la tensión superficial del agua. Ello impide que las patas de los insectos floten en el agua. Al evitar que los insectos se acerquen a nuestra piscina, también disminuimos la presencia de arañas.

  • Cuidado al instalar luces en la piscina:

Si instalas luces cerca de la piscina, no lo hagas junto al borde del agua. Usa luces LED que además de proporcionar ahorro energético no atraen a los molestos insectos.