Nadamos desde el momento en que habitamos el vientre de nuestra madre. Por eso la natación es una de las actividades más atractivas y reconfortantes que disfrutan los seres humanos. No solo se trata de un deporte olímpico o de competición. Es una disciplina que permite aliviar dolencias tanto físicas como mentales. Te relatamos en este post algunas curiosidades sobre la natación que todos quieren conocer.

De hecho, la natación es de los deportes más completos que se pueden practicar. Además de que puede ser disfrutado a cualquier edad. Ofrece una serie de importantes beneficios que posibilitan mejorar la calidad y el estilo de vida. E incluso servir de método para lograr la rehabilitación de nuestro cuerpo y nuestras emociones.

Ventajas de la natación para la salud

  1. Mejora de la capacidad motora

Provee a las personas de una mayor flexibilidad y elasticidad, al usar la mayor parte de los músculos de nuestro cuerpo. Practicar natación con regularidad tonifica y fortalece nuestras articulaciones y músculos, sobre todo los de la espalda.

  1. Menor impacto sobre los huesos y articulaciones

Cuando estamos en el agua, pesamos menos dado el principio de la flotabilidad. Ello reduce el impacto que tienen los movimientos y la gravedad sobre nuestro cuerpo. Al evitar rebotar o saltar con dureza sobre superficies duras, las articulaciones se resienten menos y se mantienen  en mejor condición.

  1. Quema calorías

Por supuesto, depende de la frecuencia e intensidad con la que se practique. Pero la natación permite quemar entre 500 y 600 calorías por hora. Por ello este deporte es un excelente aliado para la pérdida de peso.

  1. Mantiene a raya enfermedades crónicas

La natación es un ejercicio aeróbico de baja intensidad baja que se lleva a cabo en largos intervalos de tiempo. Por esta razón posibilita la reducción de los niveles de colesterol y glucosa en la sangre y aumenta la sensibilidad a la insulina. Es una excelente forma de combatir la diabetes y el colesterol.

  1. Incrementa la capacidad cardiopulmonar

Para aprender a nadar correctamente, también es importante aprender a respirar con cada brazada. Ello pone a funcionar el sistema respiratorio y aumenta la capacidad de nuestros pulmones.

El incremento en el consumo de oxígeno, va unido al aumento de la capacidad del corazón para impulsar la sangre. Esto se traduce en una mejor circulación, disminución de la frecuencia cardíaca y aumento de la resistencia cardiorespiratoria.

  1. Activa nuestro cerebro

La natación propicia una mejora neuronal y cognitiva.  Para sincronizar nuestras piernas y brazos, es necesario que funcionen los dos hemisferios y los cuatro lóbulos del cerebro. Esto conlleva un incremento de la cognición, más enlaces neuronales y un cerebro más activo que recibe más oxígeno.

  1. Asegura ventajas psicológicas

Y si el cuerpo se siente bien, la mente también empieza a notar sus efectos. Nadar, concentrarnos en respirar y surcar con nuestros brazos y piernas el agua producen un efecto relajante que disminuye considerablemente el stress y los síntomas de la depresión.

Lo que quizás no sabes de la natación

Si eres un asiduo de la natación, las piscinas y de los chapuzones, te encantará saber algunos datos curiosos que hasta ahora te eran desconocidos sobre la natación.

  • La natación forma parte de los Juegos Olímpicos desde el año 1896. Las mujeres pudieron participar a partir de 1912.
  • El estilo más antiguo de nado es el que se denomina la braza.
  • Las aletas de natación las inventó Benjamin Franklin.
  • Llevar gorro al hacer natación permite que nademos más rápido puesto que disminuye la fricción.
  • El primer sistema de filtración del agua de piscina empezó a usarse en 1910.
  • La Piscina Deep Eddy construida en Texas en 1915 es la piscina de hormigón más antigua conocida.
  • Tener una piscina en casa se hizo popular en los Estados Unidos de Norteamérica después de la Segunda Guerra Mundial. Las personas admiraban la natación deportiva que veían en las películas de Hollywood como Million Dollar Mermaid de Esther Williams.
  • El Titanic fue el primer trasatlántico en tener piscina y gimnasio.
  • La primera piscina que se construyó en la Casa Blanca en 1933 la solicitó el presidente Franklin D. Roosevelt, quien sufría de poliomielitis y necesitaba rehabilitar la parte superior de su cuerpo.
  • La piscina más profunda del mundo se llama Deepspot  y está ubicada en Mszczonów, cerca de Varsovia. Posee 45 metros de profundidad y es un centro de entrenamiento con cavernas subacuáticas y ruinas de un barco.
  • La piscina más grande del mundo se llama San Alfonso del Mar y se encuentra en Algarrobo, Chile. Tiene 1.013 metros de largo y una superficie de 8 hectáreas. Se terminó de construir en 2006.
  • El denominado estilo mariposa es de los más difíciles de aprender pues requiere mayor coordinación de movimientos.
  • En una piscina de 25 metros es posible hallar una cantidad media de orina de 30 litros. Y en una piscina olímpica con alrededor de 830.000 litros de agua clorada hay un promedio 75  litros de orina.
  • El primer nadador en ganar siete medallas de oro en una sola Olimpiada fue Mark Spitz en los juegos de 1972.
  • Michael Phelps logró medallas en 22 de las 24 finales olímpicas en que compitió. No obtuvo medalla en el 200 mariposa en el año 2000 y el 400 combinado del año 2012. Ha participado en 24 eventos, 51 carreras y 9.900 metros en competiciones olímpicas con ocho récords mundiales en las Olimpiadas y 39 en toda su carrera. Justamente, Mark Spitz tenía la marca anterior en los récords mundiales.