febrero 10, 2022

Pasos clave en el mantenimiento de un spa jacuzzi o bañera de hidromasaje

¿A quién no le gusta disfrutar de la experiencia relajante que regala un spa jacuzzi? ¿O quizás una bañera de hidromasaje? ¡Nada como disfrutar de unas agradables burbujas y chorros de agua caliente para dejar atrás todo el stress. Conoce los pasos clave en el mantenimiento de un spa jacuzzi o bañera de hidromasaje para deleitarse como si fuera el primer día.

Los spa jacuzzi o bañeras de hidromasajes, no solo relajan y ayudan a mejorar nuestro bienestar. Entre sus muchos beneficios están el que puedan usarse en cualquier época del año, o bien la posibilidad de graduar su temperatura.

Unas simples tareas de mantenimiento permitirán alargar su vida útil y disfrutarlo de la forma más adecuada. Ya sea que el jacuzzi spa se encuentre en un hotel, balneario o en su propia casa, es preciso seguir algunas recomendaciones para mantenerlo en óptimas condiciones.

Tratar el agua químicamente

El mejor mantenimiento del spa jacuzzi o bañera de hidromasaje es la prevención. Lo esencial es conservar el equilibrio químico del agua. Muchos son los factores que pueden afectar el agua como las condiciones meteorológicas si se encuentra en exteriores o los residuos orgánicos, como el sudor. El uso de productos químicos desinfectantes ayuda a mantener el agua limpia y eliminar las impurezas.

En líneas generales, el margen de desinfectante agregado debe ser mayor en spa que en una piscina.  Esto se debe a que el agua caliente impulsada por los chorros a presión y la presencia de un menor volumen de agua total ocasiona que el cuerpo humano suelte mayor cantidad de residuos orgánicos, y por ende que proliferen más gérmenes.

En los jacuzzis spa deben medirse una serie de parámetros químicos del agua en el siguiente orden recomendado:

  1. Alcalinidad del agua. Revela el grado de resistencia al cambio del pH. La Debe ubicarse entre 80 y 120 ppm (partes por millón). Debido medirse y controlarse primero ya que el valor del pH se ve muy afectado por el valor de la alcalinidad. Si la alcalinidad es demasiado baja ocasionará corrosión en las partes metálicas, irritación cutánea y ocular en los usuarios, o dificultará ajustar el valor del pH. Si es alta puede producir acumulación de cal, enturbiar el agua, irritar ojos y piel, o implicar una alta demanda de cloro.
  2. Nivel del pH. Muestra si el agua es ácida o básica. Debe estar entre 7,2 y 7,6, mejor si es entre 7,2 y 7,4. Si el valor de ph es alto indica que agua muy básica, que afecta la eficiencia del cloro, enturbiar el agua, irritar los ojos y piel y acumular cal. Un nivel bajo implica que el agua es ácida y puede ser corrosiva para el metal o producir irritaciones.
  3. Nivel de cloro o bromo. El cloro y el bromo son desinfectantes  eficaces.  El cloro es mayormente usado en piscinas, mientras el bromo se utiliza más en spas, bañeras de hidromasaje y piscinas de agua caliente.
    Los medidores de cloro miden el cloro total, cloro libre y cloro residual. Para controlar la desinfección nos fijaremos en el cloro libre, con valores que deben ubicarse entre 1 y 2 ppm. Pero si usas bromo para desinfectar tu spa, debes medir la cantidad total de este producto  presente en el agua, que debe estar entre 4 y 5 ppm.

Si los niveles de cloro o bromo son muy bajos, la desinfección no se llevará a cabo de forma adecuada. Si son elevados podría aparecer un fuerte y desagradable olor, irritar piel y ojos, o causar corrosión en los  metales.

Recomendaciones para tratar el agua de tu spa químicamente

  • No agregues sustancias químicas mientras las personas estén usando el spa. Éstas pueden causarles irritaciones o lesiones.
  • Al tratar con químicos el spa, quita la cubierta del spa si está al aire libre para que los vapores de las sustancias se liberen.
  • Nunca mezcles las sustancias químicas. Agrégalas por separado.
  • Activa los chorros impulsores del agua para facilitar la distribución de las sustancias químicas.
  • Instala en lo posible un clorador salino. Éste permite una desinfección más fácil y natural, al generar cloro a partir de la sal, mientras la bomba de filtración está funcionando.

Renovar el agua

Debes tener en cuenta que si el agua del spa se enturbia y los productos químicos no logran limpiarla, deberás renovar el agua y limpiar a fondo la bañera del spa. Utiliza para ello una esponja y jabón suave y enjuaga bien antes de volver a llenarla de agua.

El agua del spa debe verse clara y transparente, no debe tener olor y su pH debe ser adecuado siempre. De hecho, te sugerimos considerar renovar el agua al cambiar de temporada, o cada mes si el spa se usa con frecuencia.

Evite usar agua de pozo o río para realizar el llenado. Estas aguas son menos equilibradas que el agua de la toma de red. De igual forma, comprueba los valores del agua antes de llenar el spa.

Lavar y cambiar el cartucho del filtro

El mantenimiento del spa también incluye una adecuada filtración y circulación del agua. Lavar y cambiar el cartucho del filtro periódicamente puede ayudar a que estos procesos se lleven a cabo de la mejor forma. La frecuencia del lavado y cambio de filtro dependerá del uso que se le da al spa y la calidad del agua.

La limpieza del filtro implica enjuagarlo de vez en vez con agua limpia y eliminar la suciedad atrapada en él. Puedes enjuagarlo cada semana o 2 semanas. Si el filtro se ensucia enseguida y está descolorido, debes cambiarlo pues no cumple bien su función.

La filtración del spa debe estar activada normalmente durante unas horas, a diario. Toma en cuenta que en los jacuzzis o spa los filtros pueden no eliminar algunas partículas por ser de demasiado pequeñas. Además, en muchos de ellos existe una tubería de derivación al filtro, por lo que el agua no pasa en su totalidad a través del filtro. Este sistema permite que el agua pueda circular libremente si el filtro llegara a bloquearse.

Para mantener el agua del spa limpia por más tiempo, los usuarios deben ducharse antes de entrar en el spa.

Realizar mantenimiento del casco

El casco o bañera del spa o jacuzzi debe revisarse y mantenerse cada vez que se renueve el agua. Debe limpiarse con un producto desinfectante especial para spa o con detergente suave. Es esencial enjuagarlo bien para no dejar residuos y crear espuma en el agua.

Mantener el entorno del spa

En spas que se encuentran al aire libre, debe preverse la limpieza del polvo y la suciedad que cae del ambiente. Ésta se deposita en la superficie, fondo y paredes. Recoge manualmente los residuos con una red o mejor con una aspiradora para spa. Ya comentamos, que algunas partículas o residuos son tan pequeños que el filtro no las retiene. Por ello te recomendamos usar también un floculante, que incrementa su tamaño y consigue se decanten en el fondo, pudiéndose limpiar de forma sencilla con la aspiradora. Al agregar floculante no debe usarse el spa hasta pasar la aspiradora.

Si el spa no está en uso debe colocarse una cubierta. Ésta impedirá que caigan en él hojas, insectos u otros residuos. Otra precaución adicional es proteger el spa del frío excesivo o de la exposición continuada a rayos UV.

3 Comments

  1. Apelsa mayo 23, 2022 at 5:36 pm - Reply

    Thank you for your comments. We are glad that our content is useful to you.

  2. Twicsy julio 2, 2022 at 1:52 pm - Reply

    I think the admin of this web site is truly working hard in favor of his
    web site, as here every material is quality based data.

    • Apelsa julio 5, 2022 at 8:18 am - Reply

      Thank you for your words and reading our blog!

Leave A Comment