mayo 18, 2022

8 errores en el mantenimiento de tu piscina

Muchos inconvenientes que ocurren durante el mantenimiento de las piscinas no solo se traducen en problemas.  También implican pérdida de dinero que se podría invertir en accesorios para las instalaciones o de tiempo para relajarse y disfrutar de un buen chapuzón. Enumeramos 8 errores en el mantenimiento de tu piscina que se presentan con frecuencia y que  puedes prevenir antes de que den lugar a contratiempos.

Primer error: no cepillar la piscina

Para efectuar una limpieza completa de tu piscina, debes asegurarte de remover los residuos que se encuentren en ella. No solo aquellos de mediano tamaño como las hojas que flotan en el agua, sino también el polvo y la suciedad en suspensión.

Además de agregar productos químicos y activar los sistemas de filtrado, la piscina requiere un cepillado para remover las impurezas de las áreas de difícil acceso. Cuando cepillas de forma regular la piscina también mantienes a raya la formación de algas y el depósito de material orgánico que atrae a las bacterias.

Segundo error: no controlar el pH ni el cloro semanalmente

Medir el valor de pH es una de las tareas más relevantes en el mantenimiento de tu piscina. Un pH bajo significa alta acidez, riesgo de irritaciones y corrosión, mientras que si es alto implica un enturbiamiento del agua, irritación de ojos y piel y acumulación de cal. Así pues ninguno de los extremos es beneficioso. El valor del pH debe mantenerse equilibrado entre 7.0 y 7.4.

Por su parte, los valores óptimos de cloro deben estar entre 0,6 y 1ppm (parte por millón). Si el nivel es más alto y hay demasiado cloro, podría ocasionar irritaciones en las mucosas, problemas respiratorios, entre otros. Si es muy bajo, el agua no es adecuada para el baño.

La forma más idónea de controlar el pH y el cloro es mantenerlos en su punto medio, revisando semanalmente con una prueba regular de verificación. Siempre se controla primero el ph y luego el cloro. En Apelsa contamos con los estuches analizadores y medidores portátiles que necesitas para conocer los valores de los parámetros del agua de tu piscina. Consulta nuestro catálogo.

También puedes contar con un regulador automático de pH que controla y dosifica, de forma automática, los niveles óptimos de pH en el agua de la piscina. Descubre ¿Por qué usar un regulador automático de pH en tu piscina?

Tercer error: agregar el cloro directamente al agua o desnatadora

Es cierto que el cloro es uno de los ingredientes fundamentales para el mantenimiento adecuado de tu piscina. Pero antes de agregarlo debe disolverse en un balde de agua. De esta manera se puede distribuir mejor que en gránulos sólidos. Agregue la mezcla con la bomba activa en el perímetro de la piscina, empezando por el área más profunda.

Si el cloro es líquido, puede agregar la cantidad adecuada, previa medición, alrededor del perímetro de la piscina con la bomba en funcionamiento.

Nunca agregue directamente en la desnatadora o cesto del skimmer el cloro sólido diluido ni el líquido.

Cuarto error: lavar demasiado a contracorriente el filtro

Un filtro limpio es esencial para el correcto mantenimiento de la piscina. Para ello debemos incorporar como parte de la rutina su lavado contracorriente, técnica para limpiar el filtro de la piscina. Pero nunca en demasía ya que una pequeña cantidad de residuos en el filtro más bien permite incrementar el rendimiento de la filtración para atrapar las partículas más finas.

Para saber cuándo hacer el lavado contracorriente, debe revisar la presión. La suciedad acumulada en el filtro aumenta la presión. Después del lavado a contracorriente, la presión debe ser de 0.7 a 1.0 bar (10 a 15 psi).

Quinto error: poner a funcionar el filtro menos de ocho horas al día

El sistema de filtración de una piscina solo hace su trabajo mientras está activado. A más tiempo funcionando, menos residuos y suciedad permanecerán en el agua. Por ello es preciso que al menos  el filtro de la piscina y la bomba estén activados durante al menos ocho horas todos los días, en especial si ésta tiene un uso frecuente.

Sexto error: usar un robot de piscina para combatir las algas

Se trata de uno de los errores más comunes en el mantenimiento de las piscinas. Aunque es verdad que un robot de piscina es una herramienta poderosa para su limpieza; éste tiene sus límites.

Si tu piscina está infestada de algas nunca debes combatirlas usando el robot de limpieza. El problema solo se agravará, ya que el robot empuja las algas, facilitando su propagación. Las algas no pueden eliminarse de esta forma.

La mejor recomendación en estos casos es extraer manualmente las algas y agregar un alguicida. Una vez que el alguicida ha hecho su trabajo y no veas ningún rastro de algas, podrás usar el limpiafondos para efectuar un aspirado completo que elimine cualquier resto de algas que haya quedado.

Séptimo error: hacer el llenado de la piscina con agua inadecuada

Cada semana en verano tendrás que reponer entre  3 y 5% del agua de la piscina. Al momento de completar o rellenar el agua de tu piscina, revisa las fuentes de agua. Muchas de ellas pueden ser inadecuadas por su composición química o simplemente por estar en malas condiciones.

Revisa el agua antes de agregarla a la piscina con tu kit o estuche analizador para conocer su calidad. Equilibra el agua si fuera necesario con productos químicos adecuados.

Octavo error: realizar el tratamiento de choque durante el día

A lo largo del día la piscina debe usarse solo para el disfrute. Por eso es el momento menos idóneo para realizar su mantenimiento, en especial si implica productos químicos o tratamientos de choque.

Al mezclarse el cloro y otros compuestos comunes, incluyendo los orgánicos como el sudor y la orina, se forman las cloraminas. Estas dan el característico olor a las piscinas. A medida que surgen las cloraminas realmente hay menos cloro activo en la piscina que pueda contrarrestar a los gérmenes. En realidad, no estamos efectuando una desinfección adecuada si hay personas bañándose en la piscina en ese momento.

Otra de las razones por la que no debe realizarse el tratamiento de choque durante el día es la posibilidad de que las personas sufran de irritaciones en ojos y piel, intoxicaciones u otras situaciones que lamentar.

Finalmente, la luz del sol quema hasta 1 ppm del cloro cada hora. Por lo que disminuye la eficiencia del choque y se desperdicia el producto.  El momento ideal de hacer el tratamiento de choque es en la noche.

Esperamos que evites al máximo estos 8 errores en el mantenimiento de tu piscina que son tan comunes. Conoce más consejos sobre Cómo preparar la piscina para un verano a la vuelta de la esquina y descubre todos los productos para tu piscina que Apelsa te ofrece. Contáctanos al 954 35 69 39 o visítanos en la Calle Automoción, 27.

Leave A Comment