Los grupos de presión de agua, conocidos también como sobreelevadores, son equipos que se emplean para desplazar fluidos mediante la presión. En ubicaciones físicas que no ayudan al traslado natural del agua e incluso otros fluidos. Los grupos de presión de agua son esencialmente electrobombas  y aparatos de control. Estos incrementan la presión, la velocidad y la altura del desplazamiento del agua y los fluidos.

Qué son y cómo funcionan los grupos de presión de agua

Un grupo de presión de agua absorbe el líquido de la fuente y usa la presión para distribuirla por un sistema hidráulico de distribución de caudal para diferentes tipos de consumo.

Los grupos de presión de agua son empleados generalmente para regar el jardín o aumentar la presión en inodoros, duchas o lavabos. También para incrementar la presión del caudal en el uso simultáneo de varios electrodomésticos como lavadoras, lavavajillas, cafeteras, entre otros. De igual forma se usan para mejorar la presión del caudal de salida del agua en las llaves de hogares y oficinas. Sin embargo los grupos de presión tienen múltiples usos diferentes como lo describiremos en este post.

La garantía de una buena presión del agua

Por lo general, un grupo de presión garantiza el agua necesaria para abastecer de la forma deseada el consumo. El equipo habitualmente actúa a través de un presostato principal, elemento que dispone de dos muelles con los que se regula la presión de arranque y de parada.

En una instalación su funcionamiento es el siguiente: si se produce un consumo de agua en el establecimiento, la presión baja hasta alcanzar la presión de arranque del equipo (regulada en el presostato) y el mismo se pone en marcha. Cuando la demanda de agua cesa, la presión sube, se alcanza la presión de parada (regulada en el presostato) y  el equipo se detiene. Este sistema es ayudado por uno o varios calderines de membrana, que gestionan que el número de arranques/hora máximos de las bombas sea consecuente con sus potencias.

Tipos de grupos de presión de agua y fluidos

  • Hidroneumáticos sin variador de frecuencia: utilizan depósito de compensación, habitualmente de membrana. Su funcionamiento se realiza  a través de presostato o transductor de presión. Es el sistema tradicional, que necesita de un mayor espacio para la ubicación y realiza un mayor gasto energético.
  • Hidroneumáticos con variación de frecuencia: estos equipos pueden aspirar directamente de la red o a través de un depósito rompedor. El sistema inverter ajusta las rpm de las bombas a las necesidades de consumo en cada momento. Tiene innumerables ventajas como menor consumo eléctrico, presión constante, eliminación del golpe de ariete y mayor vida útil de las máquinas.

Otra forma de clasificar grupos de presión a partir de su uso

Los equipos de presión de agua se emplean para extraer agua y fluidos de pozos para el riego. También para el consumo doméstico y distribuir a edificios o calderas de calefacción con combustible. Así podemos hablar de grupos de presión para cubrir distintas necesidades:

  • Domésticos: que se usan para distribuir el agua a las viviendas unifamiliares. Para asegurar su abastecimiento regular, continuo y automático con una presión adecuada.
  • Comunitarios: que garantizan el abastecimiento a edificios.  Aseguran que el agua llegue con la presión y el caudal necesarios a los pisos más altos. Para ello usan tuberías ascendentes.
  • Obras públicas: aseguran una adecuada distribución y abastecimiento de agua a los núcleos urbanos.
  • Extinguir  incendios: se usan para lograr el caudal y presión requeridos por instalaciones fijas. También para vehículos y equipos móviles en las maniobras de extinción del fuego.
  • Camiones de pocería y desatrancos: se requieren para introducir agua a presión por tuberías de instalaciones con atascos. Así como para la limpieza de pozos negros y otras instalaciones similares.
  • Riego por aspersión: para lograr presiones superiores a las requeridas para el riego por goteo, en distintos niveles del terreno.
  • Aplicaciones industriales: los equipos de la industria del consumo masivo necesitan distintos equipos para el lavado de pescados, moluscos o verduras. De igual forma son útiles en el bombeo de fluidos incluso que contienen sólidos en suspensión. Las industrias químicas también requieren de servicios similares.
  • Otros usos frecuentes de los grupos de presión pueden observarse en el achique de aguas y fangos. También en inundaciones y en las depuradoras de piscinas.

Por qué usar un grupo de presión y cómo elegirlo

Usar un grupo de presión de agua y fluidos es recomendable cuando observamos un caudal de agua insuficiente. Sobre todo para un correcto funcionamiento de las instalaciones. Este es el ejemplo clásico de la salida débil de agua de la llave. O del caso de electrodomésticos que tardan más tiempo del natural en hacer el llenado de agua.

Dependiendo de cuál es la necesidad y del lugar de la instalación se requerirá un tipo de grupo de presión u otro. Pero a la hora de tomar la decisión lo ideal es asesorarse con empresas profesionales como Apelsa, empresa con más de 27 años de experiencia que ofrece un servicio integral y atención personalizada en la instalación, mantenimiento y reparación de bombas de presión de agua y lo referente al bombeo de fluidos.